En el mercado existen tres tipos de zumos: los «exprimidos«, los «concentrados» y los «néctares«, pero existe cierta permisividad a la hora de publicitarlos.

Según, un estudio británico publicado por The Guardian o the Independiente, alerta de que «muchos de los supuestos zumos saludables, llevan tanto azúcar como una lata de Coca-Cola. Lo peor es que la publicidad de estos zumos va dirigida a padres y niños y los apela a hacer salud tomándolos.»
Lo mejor que podemos hacer es leer las etiquetas, ya que un zumo de fruta no puede llevar más ingredientes que la propia fruta. Lamentablemente la mayoría no son así, ya que muchos de los zumos de fruta envasados ​​que encontramos en el mercado vienen con dosis altísimas de azúcar añadido (que se suma a los azúcares naturalmente presentes en la fruta y que ya deberían ser suficientes para ofrecer un sabor agradable y dulce ), además de estar hechos a base de concentrados.

 

¿Qué significa que un zumo es a base de concentrados?
Pues significa que del jugo exprimido extraen toda el agua y lo convierten en una «polvo de zumo». Esta pasta de la fruta deshidratada la reconstruyen mezclándola con agua y azúcares añadidos. Este proceso de evaporación provoca pérdida de nutrientes y aromas, que se compensa con la adición de aromas artificiales y vitamínicos. De esta manera consiguen un producto que dura mucho y que tiene un aspecto muy vistoso.

Y el néctar de fruta? Aunque su nombre pueda parecer saludable, la realidad es otra: más del 50% es agua y azúcares añadidos o edulcorantes. Son zumos concentrados que suelen tener una pequeña cantidad de jugo 25-50% y el resto los componentes mencionados. También sufren la pérdida de nutrientes y aromas además de estar cargados de azúcares.

 
En estos dos casos, el uso de componentes individuales hace que la composición de los zumos tenga siempre el mismo sabor, lo que no ocurre con los zumos de fruta puros, estos son los más parecidos a la propia fruta ya que sólo contienen los ingredientes originales de las frutas procesadas. No se les puede añadir ni azúcar ni agua pero sí que a veces se les puede añadir pulpa o aroma de la propia fruta para ajustar las características organolépticas (sabor, textura y olor) que el consumidor encuentra más aceptable. Nosotros no le hacemos ningún tipo de añadido. Es 100% y únicamente fruta ecológica exprimida y / o prensada de origen nacional, con envase de vidrio, lo más saludable que podemos encontrar y lo que no daña el medio ambiente, ya que se recicla el 100%.

 
La salud, el medio ambiente y elaborar productos con materia prima del país que provenga de Agricultura Ecológica certificada y con el máximo nivel de calidad que exigimos a todos nuestros proveedores-colaboradores, es nuestra máxima premisa.