El tomate es uno de los productos más típicos de la cocina mediterránea. Se puede consumir crudo, que es como mejor preserva la vitamina C, o cocido, que potencia el efecte de la provitamina A y del licopeno, y el efecto positivo de estas vitaminas es mayor cuando se consume con un poco de aceite de oliva.

 

Lo mejor es cocinar la salsa a baja temperatura durante un buen rato para que sea más fácil de digerir. Así es precisamente como elaboramos el tomate frito y el sofrito.

 

    1. Los cocemos lentamente al vapor.

 

    1. Los trituramos.

 

    1. Los aliñamos con aceite de oliva virgen extra arbequina y sal marina.

 

 

Nuestro secreto es este, lo elaboramos como harias tu en casa.

    • sin azúcar

 

    • sin edulcorantes

 

    • sin aditivos innecesarios.

 

 

 

Productos elaborados con tomates frescos, ecológicos y de origen nacional.