El pívot catalan, Marc Gasol (34), ha hecho historia junto con los Toronto Raptors tras ganar frente a Golden State Warriors y haber entrado en la historia. Primero porque los canadienses son los primeros de fuera de EE.UU. en ganar esta liga y después porque Marc y Pau Gasol se han convertido en los primeros hermanos de la historia en ganar un anillo de la NBA.

Pero más allá de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, Marc Gasol ha trabajado a conciencia para llegar en plena forma a una edad en la que lo normal es ir pensando en la retirada. Cada paso que ha dado Marc Gasol en su preparación durante los últimos años ha sido con el único objetivo de prolongar su carrera sin que su rendimiento se viera mermado.

En 2014 se tomó muy en serio su alimentación y perdió más de 10 kilos gracias a eliminar azúcares refinados, refrescos y alimentos procesados de su dieta, y a reducir el consumo de carne y carbohidratos. Adoptó una dieta semivegetariana o flexitariana para encontrar el equilibrio y sentirse mejor ya que en el pasado había sufrido muchas fluctuaciones en su peso.
«Quería sentirme bien para mejorar mi rendimiento. Como atleta es importante conocer el propio cuerpo y cómo le afectan aspectos como la dieta o el entrenamiento. Soy un tipo grande, y sé que necesitaba sentirme más ligero y fuerte», explicaba el jugador de Toronto en una entrevista concedida a The Wall Street Journal.

AGRICULTURA ECOLÓGICA
Y esa apariencia más delgada y fibrosa que le acompaña desde entonces también tiene su explicación en una de las pasiones del catalán: la agricultura ecológica. Una afición que principalmente practica cuando está en España y que, además de llenar su despensa y servirle de base en su alimentación, supone para Marc Gasol casi una terapia que le ayuda en el aspecto mental, como ha reconocido en varias ocasiones.
“Me encanta la agricultura y la jardinería. Si cultivas la comida que comes, sabe mejor. Además, es una actividad que hace mucho por tu cerebro. Siempre he sido paciente, pero gracias a la agricultura he mejorado también en esa faceta”, aseguraba en declaraciones a GQ, que ahora es plenamente consciente de su alimentación.
“Como deportista, si entrenas tu cuerpo pero te alimentas mal no tiene mucho sentido. Adoptar una dieta basada en vegetales con la cantidad correcta de proteínas fue una decisión acertada. Si no tratas bien a tu cuerpo, no obtendrás los resultados que deseas. Tienes que ser realmente honesto contigo mismo. Hay cosas que no me solían gustar que ahora amo, y hay cosas que me encantaban y en las que ya ni siquiera pienso porque no se ajustan a mis objetivos nutricionales”, concluye Gasol, que espera seguir haciendo historia.

Texto de Álvaro Piqueras para DietayVida.com