El método de gestión de la calidad que utilizamos en Casa Amella se basa en el kaizen, filosofía japonesa que significa mejora (kai) continua (zen). Aplicada a la empresa, esta filosofía tiene como objetivo mejorar, día a día, todos los aspectos de la compañía focalizándose en las personas. Se trata de dar la máxima importancia tanto a las que están dentro de Casa Amella trabajando en el proyecto, como a las que están fuera consumiendo nuestros productos.

El primer objetivo y fundamental es mejorar para ofrecer a nuestros consumidores el mayor valor añadido mediante una mejora sistemática de la calidad, los costes y los niveles de satisfacción.

La reciente incorporación de una nutricionista como directora del departamento de calidad es, por ejemplo, una de las medidas que hemos tomado para que nuestra calidad siga in crescendo. Su tarea cuenta con el apoyo de una técnica que colabora estrechamente con ella para garantizar que nuestros productos sean buenos en todos los sentidos.

Además de incidir en nuestros sistemas de costes y producción, el método kaizen nos lleva a realizar reuniones semanalmente (círculos de control de calidad) que nos sirven para escuchar las opiniones de nuestro personal, involucrarlo y aprovechar sus conocimientos y experiencias para generar ideas.

Se trata de que hoy sea mejor que ayer, y mañana mejor que hoy.