Nos gusta hacer las cosas bien y actuar con responsabilidad hacia todo lo que nos rodea. Tenemos ética, palabra y un compromiso firme con las personas y el territorio.

Toda la materia prima que utilizamos es fresca. Los alimentos llegan a nuestro obrador recién cogidos y con todas sus propiedades nutritivas y organolépticas. Cocerlos, procesarlos y envasarlos en menos de 24 horas nos permite conservar estas propiedades intactas.

Los productos que elaboramos proceden de la agricultura ecológica. Durante su cultivo, preparación y envasado no tienen contacto con ningún producto químico ni siguen ningún proceso que no sea natural.

Trabajamos con alimentos de temporada y solo los tenemos cuando los hay y las cosechas han sido buenas. En cada época, los productos que tocan y que la tierra nos da.

En cuanto los productos entran por la puerta de Casa Amella, los lavamos y cortamos, y en menos de 24 horas ya los hemos cocido, pelado y envasado para que puedas disfrutarlos a los pocos días.

Si las cosas son buenas no hay que añadir nada más. Siguiendo el movimiento centroeuropeo “four ingredients” que defiende que un plato como es debido no requiere más de cuatro ingredientes, la mayoría de nuestros productos solo llevan añadidos aceite virgen extra de denominación de origen Siurana y sal marina ecológica. En la etiqueta podrás comprobarlo.

Nuestros productos son como son y caducan cuando caducan, generalmente al cabo de 2 años. No pretendemos que duren más ni los maquillamos con colorantes que modifiquen su aspecto.
Para conseguir que se conserven de forma natural sellamos los envases en autoclave, un proceso térmico que somete a los alimentos a la temperatura justa para esterilizarlos sin dañar sus propiedades.

Todos los alimentos que utilizamos son frescos y solo frescos. Los cocemos tal como han salido de la tierra y durante el proceso de elaboración no potenciamos su sabor con nada que no sea un poco de aceite y sal.

Cocemos todos nuestros productos al vapor. Para respetar al máximo su sabor natural, solo añadimos sal cuando es estrictamente necesario. Y lo hacemos en cantidades mínimas de sal marina ecológica que no ha sido refinada ni tratada con productos químicos.

Las etiquetas de los productos llevan impresa la fecha del día en que los hemos elaborado y también sus años de caducidad, 2 generalmente. Así puedes saber exactamente cuánto tiempo hace que están hechos y qué día exacto caducan. Nos gusta ser transparentes con todo.

Cuidamos que nuestros envases sean totalmente saludables, por eso solo utilizamos botes de vidrio. Además, todas las tapas son libres de bisfenol A (BPA), tal y como marca la normativa europea de productos alimenticios que, de momento, aún no tiene legalidad en España.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies